lunes, 13 de octubre de 2014

Malvinos


Ella me discute que sea yo Malvino Fortuna, le cambia el sexo al mote y sostiene que, sin duda alguna, Malvina Fortuna es su nombre y no el mío. Me relata, como argumento, un pasaje de su sábado demasiado largo, que la ha cansado hasta un bostezo lleno de aromas.

Su ternura me hace ceder y pasar por alto la identidad del personaje a que aludimos en otro pacto con el teléfono. Aquel desventurado muchacho (delgado, mestizo, escandalosamente irrespetuoso de sí mismo, por más coincidencia) que en una serie de los ‘80  se convirtió en la estampa del infortunio, se sigue pareciendo más a mí, en hechura y hechos.

Porque ella, con ese rostro de arco iris y un alma limpia como caricia, no podrá convencer a nadie de que tiene mala suerte.

Colgamos. Me quedo pensando/la (perdonen la redundancia). ¿De cuántas suertes se hará la Suerte? Llega mi madre a mi cabeza y recuerdo los muchos diálogos sobre la estrella oscura que nos orbita.

—No nos suelta, mima -le comento a cada rato.

Y, si no el nombre, también mi madre me ha disputado la condición. Pero esa noche, mientras cerraba un día en que había hablado con ellas dos, entendí que a veces Malvino Fortuna puede ir a la cama con la cobija de una sonrisa. 

6 comentarios:

  1. Bueno caimán mío, no estoy segura con lo de Malvino, lo que sí puedo asegurar es que tienes un regalo en mi blog.... bueno, más bien un dardo. Un beso inmenso para ti.

    http://unpedacitodemar.wordpress.com/2014/10/15/mis-regalos-dardos/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno un regalo tuyo! Siempre espero cosas buenas del mar. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  3. Ella seguro que cambia de opinión cuando lea estas letras. Tú, mi querido Enrique, deberías tener la certeza de una sonrisa suya después de la lectura. Abrazo a la N

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sonrisa, mi premio mejor. Estoy tratando de colectar millones de ellas a ver si cambio, por unos siglos, un par de suertes. ¡Qué Suerte sería! ¿Sabrá ella que no voy a cansarme? Gracias, Nyliam, por volver aquí.

      Eliminar