jueves, 11 de octubre de 2012

Mambisada

En toda la Historia de Cuba solo se reconoce un Generalísimo. Es Máximo Gómez, el dominicano que metió la Isla en su sangre, no solo por tener mujer e hijos cubanos, sino, sobre todo, por pelear por esta tierra con más ardor y altruismo que muchos nacidos aquí y a veces, también, por soportar con humildad nuestras malacrianzas.

No obstante, El Viejo —o el Chino, como también le decían— se las traía, y no era raro hallar en “el cepo” de su campamento mambí a alguno de los nuestros tomando un largo baño de sol por faltar a la disciplina. Que así como le temían los españoles, le respetaban los mismos cubanos.

Gómez fue el primer militar que utilizó el machete de trabajo para cargar contra el enemigo, descubrimiento que por alguna razón los españoles nunca le perdonaron.

Todavía hoy, cuando alguien en Cuba ve un machete largo y pesado, se acuerda del General en Jefe del Ejército Libertador, un hombre enjuto que sin embargo empuñaba su arma con muñecas de jonronero. A algunos centros de trabajo se les entrega su réplica como gran estímulo; el mío, por ejemplo, la recibió.

Por ahí escuché algo que parece leyenda urbana. Resulta que un custodio descubrió en la madrugada que un delincuente rondaba los tejados. Sin pensarlo, el vigilante echó mano en el mural al recio machete plateado de funda de cuero que recuerda la gesta mambisa y se fue a por el bandido, cual si este fuera miembro del Batallón Cazadores de San Quintín.

Ocurrió hace meses, dicen, pero estoy seguro de que, viviendo la hispánica angustia de sentirse perseguido por el mismísimo Máximo Gómez, el malhechor todavía no ha parado de correr.

8 comentarios:

  1. Mila: tú como siempre, convirtiendo en cotidianas cosas sagradas como la historia, y en casi sagradas cosas cotidianas como esa "leyenda"... menos mal que todavía tenemos en Cuba "generalísimos" como ese custodio. Un beso mambí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Daicar, esta nota es una reverencia personal a Gómez, un grande que admiro sobre todo porque nunca creyó que lo era. Mis mambisas gracias.

      Eliminar
    2. Daicar, trate de responderte pero lo hice en el lugar equivocado. he hecho un atento de conjurar antiguas memorias, Cafeteria Las Moscas, tias del comedor, "machacantes" pregonando camionetas, supuestamente a plaza-e-maite; pero potencialmente a Santa Ifigenia (sabiendo como conducen los choferes-raptores del Shago)
      No gasto mas salvas, a lo mejor no estudiaste periodismo, a lo mejor no te graduaste en el 2004, a lo mejor no eres tu...

      Eliminar
  2. ¿Confía si le digo que puedo ver la escena?
    ¿Puede creer que cada vez que escucho a los pregoneros de mi pedacito de mundo, se me aparece usted contándome lo de aquel que vendía "aquello" que al final era ambientador?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacer cine con estas notas tan escuetas. Un saludo.

      Eliminar
  3. Quien es el/la autor/a de esto? Aunque sea dificil como buen agnostico-deista-anarco-sindicalista-martiano-marxista echar bendiciones, tengo que pedir que el glorioso creador te bendiga con otros, igualmente deliciosos, ejemplos de estos artilugios de la picardia cubana. Que viva el Generalisimo, C0J0N3S!!!

    Daicar? Universidad de Oriente Periodismo, class of 2004?
    ISPJAM, Caf Las Moscas, Camionetas y sus concomitantes "Machacantes": "plaza-e-maite,plaza-e-maite" "do etudiante namaj" etc...

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la publicación, excelente el trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Pues muchas gracias. Su presencia es bienvenida aquí.

    ResponderEliminar