jueves, 5 de abril de 2012

Una chica muy sexy

Perdonen mis amigos esta ausencia tan larga. Me he perdido muchos días, y faltaré más. Es que, después de un tiempo, me esperó en casa una tarde y fue al grano. Ella es una muchacha más que absorbente que no acepta un No por respuesta.

Sus abrazos me desordenan y sus besos son pura electricidad. Apenas me deja pararme de la cama. Y yo tengo que hacer ese papel de hombre del que tanto hablaban los abuelos y tratar de seguirle el paso, aunque sea trastabillando.

Sé que entenderán por qué no puedo escribirles por ahora: estoy más que ocupado con una de mis novias de primera juventud, la irresistible Sacrolumbalgia.

10 comentarios:

  1. Oyeeee, como te he extrañadooooo!!!! y voy a tener que fajarme con esa Sacrolumbagia, porque no te puede robar así como así.
    Genial es post... me creí otra cosa, jajajja. Un besi grande, de blog a blog, del iris a las (no) muelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, gracias, Mel, pero no te fajes, que ahora no puedo defenderte. Un beso.

      Eliminar
  2. Pobre Mila!, ojalá te recuperes pronto de esos abrazos tan efusivos, vaya novia la que te has buscado. Saludos Liset

    ResponderEliminar
  3. Mila, que mala chica esa. Quisiera, como a mi madre, quitarles tanto dolor corporal que golpea almas tan buenas y nobles como las suyas.... por demás, se te extraña, muchísimo....
    mariposas
    cl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Luisa: Tu deseo es tarapéutico; ya me mejora. Gracias.

      Eliminar
  4. Pobre Enriquito... muchos besitos para esa espalda, a ver si la piruja Sacro se pone celosa y te deja tranquilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariam: Con esa cura, ya ni recuerdo qué tenía. ¿Por fin era amigdalitis o pies planos...?

      Eliminar
  5. jaja, qué novia más traviesa esa!!
    un abrazo, y que mejores pronto, para no saberte ausente del caimán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leydi: Ya casi estoy de vuelta, pero no me negarás que un caimán con sacrolumbalgia es un peligro... ¡se puede ahogar!

      Eliminar