miércoles, 22 de febrero de 2012

Suite Cuba

Señor Dios del celuloide: Juro solemnemente que también vivo en esta Isla. Puedo probarlo: tengo documentos y un par de testigos dispuestos a declarar.

Conozco a un montón de personas como yo: seres comunes que, respetando al prójimo y al distante, no quieren irse del país ni viven secando el mar del malecón con el calor de par de ojos hambrientos.

Bueno, haciendo uso de la franqueza que me inspiras, he de decirte que soy de los tantos que no tenemos malecón ni vivimos al mediodía el milagroso florecimiento de ropas en los balcones. Mi madre es vieja y negra, mas no fuma tabaco, y mi barrio, algo ruidoso, no es sin embargo una rumba perenne.

Soy de los bichos aburridos que no trafican con sexo: no vendo carne de boca ni rento mi mulatez; no pasé nunca porque mi hembra hiciera en las noches jornada extra con un turista extranjero.

“Turista extranjero”... perdona, Señor, la redundancia de esta gris oveja que no aprende.

Soy de los locos que piensa todavía que ser heterosexual no es un defecto genético ni repulsiva aberración. Vivo en apartamento viejo, feo, pequeño e incómodo, pero ―¡nada es perfecto en la vida!― que no se decide al derrumbe.

Hablando de derrumbes, soy de los que se interesan no en que se caiga el Gobierno sino en que se yerga el país.

¿Problemas....? Tengo millones; tantos que no cabrían en tu Reino. Juro no voy a agobiarte con mis cuitas de personaje secundario o hasta extra.

Altísimo, ¿estás ahí? ¿No te has quedado dormido? Perdóname tantos pecados y perdona mi pedido: yo te ruego que premies la nulidad de los míos. Filmado sea tu Nombre. Venga a nosotros tu producción. Hágase tu película en esta tierra como en este Cielo. Amén.

15 comentarios:

  1. Es cierto que los filmes cubanos recientes exaltan más que nada al sexo y a una marginalidad, cada vez más protagónica. ¡Con tantos temas y perspuntes que tiene nuestra realidad y que tengamos un cine tan monocromático en los últimos años!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rogelio: La audacia artística es respetabilísima, solo que a nombre de ella también se oculta a otra Cuba. Millones de cubanos no tienen casi nada que ver con ciertos retratos copiados en moldes, de película en película. Gracias por llegarte por aquí.

      Eliminar
  2. ajjajajja, buenísimo.... pues oremos porque te escuche!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Melissa: Si se me da el proyecto, te voy a ofrecer un papelito.

      Eliminar
  3. Bravísimo, Enrique. Si el Dios del Celuloide nos escuchara a todos, o nos viera, ya bien sabría que Cuba es mucho más grande que La Habana trillada que pintan. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Anays. Esa película sin "folclorismos" que sugiero hablaría de seres modestos como tú. Mi amigo Duende estaría en el reparto de abrazos. Te adelanto uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. holaaaaaaaaa

      Ya estoy de vuelta, luego de algunos días de vacaciones. Son mis primeras como trabajadora, pero, por suerte, tengo estos textos para que me alienten a superar el rauma postvacas....jajajaja......buenimo este, como todos, sigo leyendo los de días anteriores.
      un abrazo grande
      elisa

      Eliminar
    2. ¡Qué bueno que vuelves, Elisa Beatriz! Una amiga que regresa es un premio. Mi caimán te esperaba.

      Eliminar
    3. Ah, Enrique, Elisa siempre regresa tras las huellas de tu caimán, lo que pasa es que se tomó unas vacaciones, sin pedirnos permiso, lejos de lagos y mares...Pero ya está de vuelta.

      Eliminar
  5. Mila, es verdad, Cuba tiene más colores y matices que esos 90 o más minutos de redundancia que asfixia lo que realmente somos.. rezo contigo, amén.
    cl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Luisa. Me alegra mucho ver cómo aumenta contigo la gente buena con la que ya podemos comenzar a filmar. ¡Acción!

      Eliminar
  6. Variopintedades de nuestra Isla que no cabe en los milímetros reiterativos de ciertos celuloides. Qué este Dios o alguien cercano en jerarquía nos escuche, Mila amigo, quisiera algún día volver a ver algo como Reyna y Rey

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María Antonieta. Yo quisiera ver un día una película "provinciana", de obreros o guajiros comunes ajenos a los tópicos de siempre.

      Eliminar
  7. Duro flaco, y muy bien, Si no eres homo, o bise, si no quieres irte del país, o no te prostituyes, o eres bisnero, no aparecerás en la pantalla. y el otro asunto, ¿Cine Cubano o Habanero?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafelito, ahí sí hay problema... lo importante es que sepamos que Cuba es más grande que unos cuantos filmes. Un saludo.

      Eliminar